Las ventanas de PVC en Bizkaia cuentan con grandes ventajas con respecto a otras de diferentes materiales. Pero este en concreto tiene unos orígenes muy peculiares.

En este post, vamos a explicarte los orígenes tan anecdóticos que tiene el PVC. De esta forma, cuando compres ventanas de PVC en Bizkaia, sabrás de dónde proviene su material.

Resulta que el PVC se ha inventado hasta en tres ocasiones diferentes. La primera de ellas fortuitamente en Alemania, como sucede con otros muchos inventos. En 1835, un alemán llamado Von Liebig dio con el monómero del cloruro de vinilo. Pero no le vio ningún tipo de utilidad, por lo que decidió que un estudiante experimentase con él. Fue entonces este estudiante, Regnault, quien consiguió convertir ese material en PVC. Años más tarde, en 1872, otro alemán desconocedor de este invento también dio con el PVC, se llamaba Baumann. Como ocurriera anteriormente, tampoco le vio ninguna utilidad potencial.

Hasta que no llegaron principios de siglo XX, no se le descubrió una utilidad concreta a este material. Fue de la mano de Klatte, quien en 1913 también dio con el PVC, desconociendo que ya estaba inventado, y lo utilizó para almacenar gas contaminante. Aunque no volvió a encontrarle otra utilidad clara.

Por lo tanto, el verdadero descubridor del PVC fue Waldo Lonsbury Semon, logrando a base de experimentos dar con el material perfecto para fabricar diferentes productos. Así consiguió dar utilidad al PVC, como impermeables, cortinas, duchas o paraguas. Él mismo lo patentó en 1933. Años más tarde, logró avanzar en sus funciones, logrando el poder moldear y darle forma y grosor al material. De esa forma, se empezaría a utilizar para más cosas, como suela de zapatos, cables o mangos de herramientas.

Hasta el día de hoy, que incluso nosotros lo utilizamos para fabricar estupendas ventanas. Te las ofrecemos en Persianas Muñoz Castillo, S. L.